Climatología

Como se ha visto anteriormente, Molvízar se encuentra a escasos kilómetros de la costa, en el interior, participando, como nos demuestran los cuadros que a continuación se presentan de las mismas características, si bien levemente atenuadas. Se produce así un ligero aumento de los máximos de las temperaturas y una mayor pluviometría anual.

Por lo demás sus regímenes térmicos y de precipitaciones son idénticos. 

Para realizar este estudio climático nos vamos a servir del análisis que se realiza para la Costa Granadina en el Estudio de Reconocimiento Territorial de la misma. 

La costa mediterránea andaluza es un espacio climático excepcional. En todo este sector el clima, en principio por otras características radiactivas y térmicas, pero también por otras causas constituye un recurso básico y un factor de gran trascendencia en las actividades humanas y en el paisaje. 

Tanto la temperatura media anual, en torno a 18º C., como la suavidad del invierno, acreditan el carácter subtropical. Esto se relaciona con otros factores como la posición en latitud, la existencia de barreras montañosas que preservan a la zona de las coladas de aire frío del norte, etc., etc. En verano, muy cálido, la proximidad del mar prolonga la inercia térmica hasta septiembre. 

Clima excepcional en Europa para la práctica de una agricultura de productos extratempranos. A ello hay que agregar las posibilidades energéticas que se derivan de una extraordinaria insolación (en torno a 3.000 horas anuales). 

Según Frontana González, las horas de sol de la costa granadina se reparten de la siguiente forma a lo largo del año: 

          HORAS DE SOL EN LA COSTA GRANADINA: 
          Enero: 179
          Febrero: 178
          Marzo: 208
          Abril: 242
          Mayo: 306
          Junio: 382
          Julio: 356
          Agosto: 336
          Septiembre: 259
          Octubre: 217
          Noviembre: 182
          Diciembre: 173
 
          TOTAL: 2970 

 

En cuanto al régimen pluviométrico destaca ante todo, la sequía  veraniega, propia de un clima mediterráneo, y con una duración de cuatro meses cuando menos. 

La distribución anual de la precipitación presenta, por otra parte, en general un claro máximo invernal, seguido de la primavera o el otoño. 

En cuanto a los tipos de tiempo, según Frontana González, las situaciones ciclónicas del SW, son las más eficaces, aportando el 31% de la precipitación total y produciéndose en más de un 50% en invierno. Otro tanto ocurre con las situaciones del W. con el 17 y 11% de las precipitaciones. Las situaciones de levante interanual y con un carácter exclusivamente tormentoso y violento, lo que hace que su precipitación sea poco eficaz o incluso catastrófica. El régimen interanual, dentro de una gran irregularidad, presenta una serie de ciclos secos y húmedos cada tres o cuatro años. Climáticamente el balance de agua nos da un clima de claro matiz semiárido o árido, lo que obliga a depender de las reservas de agua durante al menos seis meses.

Por último, hay que hacer referencia a precipitaciones indirectas y que a veces tienen gran importancia, tales como las brisas, rocíos, nieblas, donde algunas estimaciones valoran estas precipitaciones ocultas en un equivalente-lluvia de 70 milímetros en altitudes entre 300 y 1.000 metros y en más de 100 milímetros en la proximidad de la costa.

 

          · Régimen térmico: Subtropical semicálido.
          · Régimen de humedad: Mediterráneo húmedo.
          · Tipo climática: Mediterráneo subtropical. 

 

 

Fuente del Cuadro:Estudio de Reconocimiento Territorial de la Costa de Granada (1981).