Vegetación y Cultivos

Los restos  de vegetación natural son muy escasos en el entorno del municipio, quedando  restringidos a las zonas carbonatadas donde, por las fuertes pendientes y escaso  desarrollo de los suelos, no han sido desplazados por los cultivos y  repoblaciones forestales.

En dichas zonas aparecen, de forma esporádica, elementos térmicos pertenecientes a una  vegetación climática del único piso bioclimático representado en la zona: el  termo-mediterráneo, cuya vegetación potencial serían los encinares termófilos  sobre suelos ricos en bases (óleo-quercetum rotundifoliae sigmetum.) Así pues,  junto a las escasas encinas y chaparros, se pueden observar: acebuches (olea  europea, variedad silvestris), zarzaparrilla (smilax), aspera, candiles (aristolochia baetica), espinos (ramenos lyciodes, r. alaternos), enebros (juníperus oxicedrus) y lentiscos (pistacia lentiscus). Todos ellos fuera de sus comunidades propias y refugiándose en lugares aptos para su desarrollo. 

En general lo más representativo es un matorral serial heliófilo: romeral-tomillar, con algunas especies propias de retamales, de forma más o menos aislada y, en los puntos más erosionados y secos aparece un pastizal xérico en el que pueden apreciarse, de forma aislada, sin llegar a formar comunidades, especies propias de espartales.            

          · Romeral-tomillar: constituido por plantas de pequeño porte pertenecientes a la asociación odoulito-thimetum baetici. La gran mayoría de especies que aparecen en esta asociación son muy ricas en esencias, tales como el romero (rosmarinus oficialis), tomillos (thimus longiflorus, thimus baeticus), tomillo andaluz (thimus capitatus), lavandas (lavándula multifida, l. stoechas) etc., todas ellas de gran interés tanto desde el punto de vista apícola como para la obtención de esencias. 

Junto a las anteriores aparecen también, de forma muy abundante: aulagas (ulex parviflorus) y jarillas (cistus clusii). 

Este tipo  de matorral penetra en el interior de los pinares, cuando estos aparecen algo  aclarados.            

          · Retamales: entre los tomillares aparecen también especies propias de esta vegetación subserial, como bolinas (genista umbellata), retamas (retama sphaerocarpa), etc. Las bolinas son muy abundantes en los escasísimos puntos donde los materiales esquistosos aparecen libres de cultivos (Cerro El Águila). 

En los lugares más secos aparecen elementos típicos de pastizales xéricos, poco  aprovechables desde el punto de vista ganadero, ya que las especies buenas forrajeras: tréboles (trifolium sp.) o carretones (mendicago sp.), se presentan en baja proporción y lo que abundan son gramíneas cespitosas duras como la yesquera (brachypodium ramosum). 

Aquí aparecen junto a las anteriores especies propias de espartales: esparto (marchocloa tenacissima) y avenas (avena filifolia, avena bromoides) etc. 

Los bordes de ramblas y barrancos, son ricos en especies tales como zarzamoras (rubus sp.), adelfas (nerium oleander), jazmines (jazminus fruticans) y clematides (clematis vitalba). 

En lo que respecta a los cultivos, de las 2.071 Has. del municipio, la mayor parte está ocupada por los cultivos de secano, vid y almendro sobre todo. Otra parte está ocupada por pinares, zona norte y oriental, y el resto lo constituyen olivares y cultivos de regadío casi en igual proporción. 

Debido a la extrema división de la propiedad y a la gran variedad de cultivos, sería muy complicado el cartografiar cultivos puros, por lo que a nivel de cartografía se han establecido algunos tipos de asociaciones constituidas por parcelas de diferentes cultivos que no han podido delimitarse por separado.            

 
         · Los almendros: son en su mayoría plantaciones adultas en marcos de 8 x 8 a 10 x 10 en los terrenos peores, y las más representativas en marcos de 7 x 7 metros. La producción media de almendra cáscara por árbol es de 2-3 Kg. de media, hasta 5-6 Kg. en las mejores plantaciones.            

          · El viñedo: en manchas puras o en asociaciones con almendros y olivos. Se cultivan las variedades moscatel, jaén blanca, jaén negra, jerezana, vidueña, perruna, Pedro Jiménez, etc., aunque predominan las primeras. La utilización es para consumo de mesa vinificación.            

          · Olivar en secano: predomina la variedad gordal junto con lechin y manzanilla en pequeñas proporciones. Los marcos de plantación más usuales son de 9 x 9 metros en variedad manzanilla y 11 x 11 ó 12 x 12 metros para las otras. Las plantaciones son, en general, adultas, de un solo pie. Sus producciones son muy irregulares debido a las condiciones que soportan: fuertes pendientes, prolongadas sequías, etc. 


Cultivos herbáceos en regadío y huerta: estos cultivos ocupan una superficie aproximada de 66 Has. y que va en aumento su extensión, estando ubicados en los alrededores del núcleo urbano y el inicio de la rambla de Molvízar. Aparecen ocupadas por cultivos herbáceos de entre los que destacan: patata, judías, pimientos, etc. Los frutales de huerta como los chirimoyos y aguacates, los naranjos y los nísperos.


Todos ellos asociados a los cultivos herbáceos. Actualmente se están realizando bancales para el cultivo de frutos subtropicales, así como para la instalación de invernaderos en la zona conocida como Cota 200.            

          · Especies forestales: se dedican al cultivo de pinos unas 707 Has. La variedad predominante es el pino carrasco (pinus halepensis), a excepción de una pequeña mancha al noroeste del término en el que aparece asociado con pino negral. 

Estas repoblaciones se han realizado en su totalidad sobre materiales calcáreos. Son pinares adultos en estado de explotación con turnos de corta de 40-60 años y rendimientos medios de 1 m3 por Ha. y año.            

          · Pastizal-matorral: ocupa unas 67 Has. situadas hacia el Oeste (loma del Cerrajón), siendo aprovechadas por el ganado cabrío y apicultura en baja proporción. Dada la gran riqueza en labiadas y a la precocidad de su floración debido a la benignidad del clima, sería interesante la potenciación de la apicultura de la zona.            

 

          · Improductivo: aparecen unas 45 Has. correspondientes al núcleo urbano, carreteras y ramblas.